Blog ITILCOM

cloud computing inteligencia artificial servicios de informática Sin categorizar transformación digital

Computación y almacenamiento en la nube. Diferencias

Con la llegada de las nuevas tecnologías, es común que surjan dudas sobre que tareas específicas lleva a cabo un determinado concepto técnico. En el caso de la tecnología cloud, es bastante frecuente que se confunda la computación y almacenamiento en la nube. No en vano ambas herramientas utilizan la misma tecnología, aunque con fines distintos. También, los servicios que nos ofrecen son diferentes. En este artículo vamos a analizar en qué consiste cada concepto, para así poder analizar también sus similitudes, así como sus diferencias más importantes.

Similitudes y diferencias entre computación y almacenamiento en la nube

La computación en la nube proporciona servicios TIC en forma de aplicaciones y plataformas que están enfocadas al usuario final, que sería el cliente del proveedor de estos servicios. Además, estás herramientas siempre están disponibles a través de Internet. La tecnología cloud está basada en una red descentralizada formada a su vez por un conjunto de redes y nodos, equipos físicos, servicios, interfaces y el propio almacenamiento. Todo ello se combina para ofrecer todas las características propias de los servicios en la nube.

Algunos de los servicios en la nube deben incluir algún tipo de infraestructura, aunque por lo general la necesidad de instalar y mantener equipos físicos brilla por su ausencia. La computación y almacenamiento en la nube, cuando se combinan, son las técnicas necesarias para la virtualización y la creación de oficinas en la nube, que ofrecen tanto software específico como un espacio para el almacenamiento de los datos.

Con esta introducción seguramente ya estés viendo más claro cual es, en la práctica, la diferencia concreta entre estos dos términos. No obstante, vamos a entrar a analizar cada uno de ellos en profundidad. De esta forma, al analizar sus propias características, aprenderemos más sobre la computación y almacenamiento en la nube. También en que casos específicos podemos hacer uso de cada uno.

¿Qué tiene de especial el cloud computing?

La computación en la nube implica el hecho de compartir aplicaciones entre diferentes ordenadores a través de Internet. Esto significa que no se necesita que el software esté almacenado en un servidor local. Tampoco a través de la contratación de un servicio de almacenamiento concreto. Es decir, su característica principal es que la información está descentralizada.

El ejemplo más sencillo de comprender serían actualmente los servicios de streaming. Los grandes canales de series como Netflix o HBO, así como otros servicios como Spotify o YouTube, utilizan la tecnología de computación en la nube. También, lógicamente, la información de estas empresas y todos los datos que envían a los usuarios para mostrar su contenido está almacenado en una ‘cloud storage’.

Si no fuera por la utilización de esta tecnología, sería imposible que un servidor soportara un número de conexiones tan grande de manera simultánea y una transferencia de datos por minuto tan alta. Además, las plataformas creadas permiten el acceso de un gran número de usuarios a tiempo real, que descargan el contenido a medida que este se va consumiendo.

Características de la computación en la nube

La computación en la nube está compuesta principalmente de cuatro características incluidas la versatilidad y la posibilidad de escalar cualquier negocio de forma sencilla y de acuerdo a sus necesidades. También incluiríamos otras características importantes como las interfaces de programación de aplicaciones, la capacidad de análisis de los datos, la facturación en forma de cuotas mensuales según el servicio contratado y la adaptación y personalización de las plataformas de acuerdo con el servicio que el cliente contratante tenga pensado ofrecer.

Los servicios de computación en la nube son cada vez más usados y también más populares porque son mejores y actualmente se pueden conseguir por un precio bastante asequible. Con la computación en la nube, se puede también ver el contenido, editarlo y compartirlo entre diferentes dispositivos que tengan permiso para conectar a una determinada red.

Un ejemplo que prácticamente todo el mundo conoce de computación en la nube seria Google Docs. A través de este servicio la compañía nos ofrece una completa plataforma en la que se pueden crear, editar y compartir todos los archivos propios de cualquier programa de ofimática a través de Internet.

¿Qué entendemos entonces por almacenamiento en la nube?

Con el almacenamiento en la nube, es posible guardar archivos y acceder a ellos desde cualquier dispositivo. Para ello solo es necesario disponer de conexión a Internet. Es decir la información está guardada en una red descentralizada. Por tanto, no es necesario que un servidor concreto esté operativo para poder acceder a ella. El almacenamiento en la nube es un servicio innovador y muy potente. No obstante, es lo suficientemente sencillo para poder ser utilizado por empresas de cualquier tamaño y sector. También por profesionales o para uso personal.

Los servicios de almacenamiento en la nube ofrecen un tamaño de disco para guardar información de forma limitada. Esta limitación va en acorde a una tarifa fija. Esto significa que el usuario puede almacenar una gran cantidad de archivos. También, que el límite de esta capacidad estará en la propia capacidad que tenga contratada. Esto es lo que hace que sea muy fácil escalar un negocio basado en esta tecnología, ya que no hace falta renovar los equipos físicos. El almacenamiento en la nube otorga muchas funciones útiles que hacen posible compartir y cargar archivos de una manera fácil y conveniente. Algunos de los servicios de almacenamiento en la nube más conocidos, serían Dropbox, el propio Google Drive, o Mega.

La principal diferencia

Analizado todo lo anterior, ya podemos afirmar que la principal diferencia entre computación y almacenamiento en la nube consiste en que, cuando nos referimos al primer concepto, estamos hablando del conjunto de aplicaciones y herramientas que nos permiten interactuar con los sistemas en la nube y crear plataformas personalizadas. Por el contrario, cuando hablamos de almacenamiento, nos estamos refiriendo únicamente a la capacidad de guardar archivos de manera descentralizada aprovechando un servicio externo.

En ITILCOM somos expertos en tecnología cloud. Si quieres saber más sobre como la computación y almacenamiento en la nube podría ayudar a tu negocio no dudes en rellenar nuestro formulario de contacto.