Blog ITILCOM

Consultoría financiera. ¿Qué es y en qué consiste?
consultoría financiera

Consultoría financiera. ¿Qué es y en qué consiste?

La consultoría financiera es una pieza clave dentro del estudio económico de una empresa. Aquellas empresas que no tienen a profesionales especializados dentro de su plantilla deben contratar servicios externos. Estos servicios de consultoría puede ser realizados por un profesional o por una empresa especializada. La consultoría financiera no solamente es importante para gestionar los datos financieros de la empresa como ingresos, gastos o deudas. También es importante para analizar las posibilidades de crecimiento y mejoras, por ejemplo, en los sistemas informáticos que hacen posible el funcionamiento de nuestro negocio, ya que estos requieren de una inversión para su adquisición, mantenimiento y renovación. Por tanto una consultoría financiera es necesaria para cualquier empresa independientemente de su tamaño y el sector al que se dedique.

¿Qué es una consultoría financiera?

Es el estudio profesional mediante el cuál se descubren las necesidades financieras de una empresa. Para ello se tienen en cuenta diversos factores, los cuáles principalmente podemos encontrar dentro del balance general, como son el capital social, los activos fijos y circulantes y el pasivo producido por préstamos o deudas pendientes de pago.

¿Cuál es el objetivo de una consultoría financiera?

La realización de una consultoría financiera puede tener finalidades diferentes, según lo completa que pretenda ser y de las cuestiones a analizar. Las más comunes son las siguientes, que se pueden realizar de manera específica o como un conjunto de pasos.

  • Realizar un análisis de la situación financiera de la empresa.
  • Establecer unos objetivos para mejorar la situación actual y promover el crecimiento y escalabilidad del negocio.
  • Crear un plan financiero y una estrategia de toma de decisiones.
  • Toma de acciones según los datos analizados y de acuerdo a una estrategia creada de manera personalizada.

¿Cuál es el perfil de un asesor financiero?

El asesor financiero es la persona experta que realiza el trabajo de consultoría financiera. Puede ser un profesional independiente o trabajar en nombre de una empresa. Para que el asesoramiento se realice de forma correcta, debe hacerse de forma objetiva y contando con la total confianza del empresario cuyo negocio está siendo analizado. Por tanto se debe priorizar que se ofrezca un servicio personalizado. A este respecto, contar con un profesional en nómina dentro de la plantilla garantiza, en principio, una mayor dedicación y fiabilidad. Sin embargo, no contaríamos con el grado de objetividad que si nos proporciona un consultoría financiera ofrecida por una empresa externa.

Las tareas las comunes y necesarias que se deben realizar en una consultoría financiera profesional son las siguientes:

  • Reunir para posteriormente analizar toda la información necesaria para la realización de la consultoría.
  • Emitir un informe sobre la situación actual y estudiar cual podría ser el plan de acción.
  • Evaluar los posibles riesgos.
  • Gestionar las nuevas estrategias financieras tomando el control de las responsabilidades legales, como la presentación de impuestos o negociación de préstamos.
  • Guiar al empresario en el proceso para que la estrategia se ajuste a las necesidades reales. Siempre apoyando la toma de decisiones y posicionándose de manera objetiva.
  • Plantear unos objetivos de acuerdo con la situación actual y a la que se quiere llegar. Realizar un informe de como las medidas tomadas están influyendo en el aspecto financiero de la empresa.

Ventajas de contratar una consultoría financiera para tu empresa

La razón más evidente por la que existe la necesidad de contratar los servicios de una asesoría financiera externa es la falta de tiempo o de un profesional cualificado dentro de la plantilla. Las empresas pequeñas por lo general no van a poder costear pagar la nómina de un experto que se dedique a estas tareas de forma exclusiva. La alternativa más económica y que no por ello ofrece peores resultados es contratar un servicio externo. Este servicio además, como explicaremos a continuación, puede estar totalmente adaptado a las necesidades de cada negocio o atacar campos específicos. Es decir podemos contratar un ‘pack completo’ o solo aquello que realmente nos interese o que se ajuste a nuestro presupuesto. Además, tendremos a nuestra disposición a un equipo entero de expertos a un coste bastante reducido.

En el caso de que se estén tomando malas decisiones, un asesor financiero externo siempre va a ser una mirada objetiva que ejerza presión para realizar cambios que a priori serían difíciles de realizar, pero que serán a mejor. El punto de vista conservador del empresario suele ser una constante puesto que no siempre es fácil hacer cambios. Parte del trabajo del profesional en consultoría financiera consiste por tanto en ser ese punto de apoyo que ayuda a ver la empresa desde un entorno más global, menos interno.
Otra ventaja fundamental de contar con los servicios de una empresa de consultoría financiera es la gestión de las inversiones. Es muy común que las empresas, sobretodo las que no tienen un tamaño muy grande, no gestionen correctamente su capital. No solo las ventas de productos o servicios tienen porque ser los métodos mediante los cuáles una ‘pyme’ puede generar ingresos. Un asesor podrá ayudar a crear rentabilidad a partir del capital y a través de los mercados financieros o mediante la inversión en avances tecnológicos.

Servicios de las consultoras financieras

Estos serían los principales servicios que podemos contratar cuando contactamos con una empresa de consultoría financiera.

  • Planificación financiera y fiscal. Es la más común, consiste en la optimización de la estrategia en cuanto a sus presupuestos y sus objetivos de rentabilidad. También la presentación de los impuestos y documentos legales pertinentes de acuerdo a la situación financiera de la empresa.
  • Gestión del portafolio de inversión. Este servicio puede incluir tanto la gestión de inversiones inmobiliarias o de otros activos, como las inversiones que se realicen dentro de mercados financieros como las materias primas, los bonos o las acciones.
  • Escalabilidad y adopción de las nuevas tecnologías. La implementación de sistemas informáticos y de los avances tecnológicos es necesaria para que nuestra empresa no se quede atrás con el paso del tiempo. También para que pueda crecer de forma escalable y sin limitaciones. Tanto las decisiones financieras en cuanto a la adquisición de equipo. como la elección de estos según las necesidades deben realizarse de manos de una empresa especializada.

En ITILCOM somos expertos en adaptar cualquier tipo de empresa a las nuevas tecnologías. Ofrecemos servicios de consultoría financiera estableciendo metas para el desarrollo tecnológico de cualquier negocio. En la era digital en la que nos encontramos, la forma más eficiente de garantizar la supervivencia y el crecimiento de nuestra empresa es tomando la delantera a nuestra competencia en el plano tecnológico. Si quieres saber más sobre este tema no dudes en contactar con nosotros mediante nuestro formulario de contacto.