Blog ITILCOM

Foto de un escritorio en casa para teletrabajo
teletrabajo

¿Qué es el teletrabajo? Ventajas y características

Si por algo será recordado este año 2020 es por la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo por causa del Covid-19. Esta situación está creando un momento de incertidumbre financiera que está afectando a multitud de empresas. Los negocios tienen que mantenerse cerrados de cara al público por orden gubernamental para evitar que se extienda la pandemia. Ante esta situación, una vez más aquellos que tengan un negocio online o tengan preparada su empresa para el teletrabajo serán los que menos sufran las consecuencias de una catástrofe de este tipo.

Gracias al teletrabajo las empresas pueden mantenerse en funcionamiento incluso si los trabajadores no pueden ir presencialmente a trabajar. Además, gracias a lo asentado que está ya el comercio electrónico en nuestra sociedad es relativamente sencillo conseguir clientes por Internet sin tener que establecer una relación física. Claro está que tener un local físico que funcione como sede de nuestro negocio es siempre un aspecto positivo a considerar. Las relaciones humanas también son necesarias en el mundo de los negocios. Sin embargo, crisis como esta ponen en evidencia que muchas empresas aún no están preparadas para adaptarse a los cambios tecnológicos. Establecer centralitas virtuales deslocalizadas que permitan el funcionamiento online de un negocio es algo cada vez más importante en el mundo en el que vivimos y aún en el mundo al que vamos.

El teletrabajo en una empresa

El teletrabajo no está limitado a los negocios online. Entendemos por teletrabajo o trabajo a distancia a cualquier sistema de productividad que se puede realizar de un lugar diferente a la propia oficina o sede empresarial. Para poder teletrabajar tan solo necesitamos un ordenador, una conexión a Internet, un micrófono y una webcam. El teletrabajo no solamente es beneficioso para cualquier empresa que por sus características se pueda permitir realizarlo, sino que también supone una reducción de costes muy interesante.

¿Cómo se organiza el teletrabajo en una empresa?

Antes de entrar a analizar con detalle los beneficios de tener nuestra empresa preparada para el trabajo, conviene entender bien como se organizaría y como es posible el mismo. En plena época de los sistemas de conexión remota y las redes sociales es realmente sencillo estar en contacto con trabajadores y clientes de forma rápida, segura e instantánea. Tanto el empresario como los trabajadores tienen que tener presente una serie de puntos sobre cómo funciona el teletrabajo.

Dar importancia a la organización

Al no estar los trabajadores reunidos de forma física, es más importante aún tener una clara organización. A este respecto sirven tanto estructuras jerárquicas bien definidas con un claro orden de responsabilidades, como metodologías ágiles que están muy de moda y funcionan muy bien según el sector de la empresa. La elección de los métodos depende del empresario y del nicho del negocio. Educar a los trabajadores en el teletrabajo y organizar todo lo necesario para llevarlo a cabo sin duda protegerá la empresa de agentes externos que puedan limitar o evitar nuestra productividad.

Ser productivos

Al no estar presencialmente en el lugar de trabajo, es más difícil aprovechar el tiempo. Vivimos en una época en la que estamos rodeados de distracciones. Trabajar desde casa (o desde una cafetería u otro lugar que no sea la propia oficina) no significa no tener horario. Para los teletrabajadores lo más importantes es saber imponerse unos objetivos diarios y cumplirlos. Por eso es tan importante la organización, la elaboración de un horario y de un calendario. No queremos ni descuidar el trabajo por las distracciones ni hacernos la idea de que el teletrabajo es estar ocupado todo el día.

Utilización de herramientas

Si hay algo que nos proporciona Internet son alternativas. Existen multitud de opciones tanto comerciales como locales para la realización de teletrabajo y que acercan a las empresas esta posibilidad. A medida que Internet y las nuevas tecnologías van avanzando, aumentan las posibilidades para trabajar de forma telemática. Tenemos las herramientas necesarias para poder reunir a multitud de trabajadores en una misma sala virtual y compartir datos o archivos. Un punto importante por tanto es también elegir las herramientas adecuadas según nuestras necesidades y nuestro sector.

Beneficios para la empresa

El teletrabajo tiene unas ventajas y beneficios increíbles para cualquier empresa. Tanto los trabajadores como los empleadores tienen mucho que ganar estando preparados para el trabajo, o adaptando en la medida de lo posible su negocio a esta tendencia que sin duda irá a más en el futuro.

¿Por qué es bueno el teletrabajo para los empleados?

Trabajar de forma telemática es una enorme fuente de beneficios para los trabajadores. Permite una mayor conciliación familiar y laboral, así como en muchos casos, una flexibilidad de horario muy importante para adaptarnos al tiempo que tienen disponible nuestros seres queridos. Una persona que realiza su profesión mediante el teletrabajo padece menos estrés. Además, se evitan los desplazamientos que ocupan tiempo extra que no es productivo. Muchas veces el simple hecho de tener que ir al lugar de trabajo nos quita las ganas de trabajar. El teletrabajo permite al profesional no solo trabajar en un entorno personal y cómodo, sino aprovechar más el tiempo que dedica a nuestra empresa y mantener un estado mental que beneficiará a su productividad. Además de todo lo anterior, el teletrabajo facilita la integración de personas con discapacidad o problemas de movilidad al mundo laboral.

¿Por qué es bueno el teletrabajo para el empresario?

La principal razón por la que cualquier empresa debería plantearse el teletrabajo es por la notable reducción de costes. Tener empleados trabajando de forma telemática cuesta la mitad que tenerlos de forma presencial. Pero, además del indiscutible beneficio económico, hay otros muchos aspectos a tener en cuenta.

Por una parte podemos limitar la necesidad de equipamiento en nuestras instalaciones. Por otra, no será necesario realizar un control horario ni evitar los roces propios de la convivencia diaria entre los trabajadores. El teletrabajo favorece el buen rollo entre los trabajadores y la productividad puesto que se prioriza el alcance de objetivos más que la realización de un número de horas.

Por último, el teletrabajo permite a la empresa contar con profesionales de diferentes regiones o países. Esto crea un grupo de trabajo mucho más heterogéneo con todas las ventajas que eso supone tanto en las relaciones laborales como en la escalabilidad de los proyectos.

Via: ITILCOM Iberia S.L